Albert Planes

Mesa Redonda: “Modelos de Atención Domiciliaria, más necesaria que nunca”

Nací en Barcelona, junto a ese Mediterráneo al que ahora debe volver a cantar Serrat. Y no sé que hace un “chico” como yo (a sus ya 60 largos) en un lugar como este…  Seguramente debí dedicarme a payaso; igual por eso me dediqué a aprender a ser médico de familia (por lo de la proximidad, la humildad, la humanidad…). Y en eso sigo… Y a eso vengo…

Acabé mi licenciatura en la Autónoma, unidad docente del Hospital San Pablo. Por diversas razones no pude hacer el MIR. Conseguí plaza como médico titular (una de esas cosas declaradas a extinguir desde el tiempo de los dinosaurios) y he ejercido siempre en el medio rural: los últimos 29 años en el EAP de Sta. Eugènia de Berga (Osona, Catalunya).

Hago y he hecho muchas otras cosas relacionadas con la medicina de familia, pero ninguna tan importantimg_1790e como atender a personas. Y, aunque me quejo por muchas cosas, sigo disfrutando con ello. Y disfruto especialmente en la atención domiciliaria, a la “cabecera” del enfermo. Intentaré aportar mi particular visión, crítica con los diversos modelos de atención domiciliaria que se “inventan ” en Catalunya (y que otros, imprudentemente, a veces copian o intentan reinventar). A menudo se justifican como “innovación” o como “los americanos ya hace tiempo que lo describieron”. La “clásica” que ejerce Blanca y yo intento preservar; la “especializada” (que es, claro está, técnicamente mejor…); la “negativa” (o dicho de otra manera “yo no tengo tiempo para ello”…); la “dispensarizada” (mejor lo haga alguna de nosotras y así será “experta”…).